Un motivo para acampar

Detrás de cada movimiento político-social sólido debe haber un pensamiento bien fundado, una reflexión moral y filosófica, en definitiva, un texto (hecho de palabra, la principal baza con la que contamos: Gabriel Celaya la llamó “arma cargada de futuro”). Para todos aquellos (espero que los menos) que aún no lo sepan, este 15-M tiene su razón de ser en dos grandes libros-pilares (nuevas Biblias de futuro): ¡Indignaos!, de Stephane Hessel, uno de los doce fundadores de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, y Reacciona, una compilación de artículos en la que autores como José Luis Sampedro, Rosa María Artal, Baltasar Garzón o Federico Mayor Zaragoza reflexionan sobre por qué es necesario cambiar las cosas. Los medios de comunicación y los políticos no los mencionan, probablemente porque leer nos cuesta, porque es más fácil decir que somos solo “un tipo de joven” y no todo el pueblo el que tiene motivos para levantarse, porque estamos acostumbrados a que las realidades no tengan mayor calado que la simple imagen: el espectáculo vacuo, la mentira, lo que se da por verdad sin cuestionarse. Ahora es más evidente que nunca eso de que el peor enemigo de un gobierno antidemocrático es un pueblo culto. Rebelarse ahora es una cuestión de ética, de humanidad, de lógica. Pásate esta tarde a las 8 por la asamblea y escúchanos. Por un mundo más lógico, acampemos todos en el Bulevar.

Deja un comentario

*